Sección Cancionera

Ocho artistas de los círculos de de afecto. Eso significa local. Letras de canciones de resistencia material y trascendental. Pequeñas huellas en el acantilado de la historia de la creación en este charco que llamamos Bogotá. Ocho estilos como primer antecedente.

Canciones simples de anhelos profundos. Una guitarra y una voz.
Fuerza, resistencia y sensibilidad para cantar en medio de la tormenta.
Cantarle al amor aún es vigente, si se hace sincero.
Las luchas internas (y externas) por seguir haciendo música.
Amar la calle, fumársela, andarla y cantarla a diario.
Ruralizar la ciudad. El páramo estaba primero, y trae su propio ritmo.
Una emancipación experimental bajo el cielo de la industria.
No hay ciudad sin rock. No hay juventud sin Caos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *